El penúltimo vuelo del mantón

9 Ago
Foto. Nacho Prieto

Foto. Nacho Prieto

La noche del pasado jueves Blanca del Rey reunió a un centenar de amigos en su casa, el Corral de la Morería, para despedirse del escenario. Aunque ha sido este lunes en La Unión donde ha actuado por última vez , el adiós a su tablao de la calle Morería, el que le debe todo y al que todo le debe, tenía que ser especial. Y Blanca, la señora, bailó y bailó. Y lloró. Y sus pies sonaron más limpios que nunca, como un metrónomo al compás que se le pide. Y sus brazos se hicieron únicos, una vez más, y el mantón voló, acorralado por las columnas, los cantaores y los tocaores, con la gracia de siempre.

Decir la edad aproximada de Blanca del Rey no puede ser una descortesía. Es más, contar cómo ha pisado el escenario la noche del jueves pasado con más de 60 años en las piernas es un acto de justicia. Una celebración. Mover por alegrías una bata de cola durante media hora en un escenario que no llega a 20 metros cuadrados es alucinante. Hacerlo con su elegancia y su gracia, es un milagro. Testigos del mismo fueron, entre otros, el presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, el Premio Nacional de las Letras, Félix Grande o el nuevo director del Ballet Nacional de España, Antonio Najarro.

Pero aunque las alegrías fueron sublimes, la soleá del mantón, su creación más personal, tenía que ser la protagonista de la noche. Ese baile -en el que esa prenda tan española se convierte en vestido y toca de beata, capote de torero y bandera ondeada- estaría más cerca de la acrobacia que del arte si estuviese en las manos de cualquier otro. Es la elegancia la que lo convierte en pieza personal e intransferible que nadie -que sepamos- se ha atrevido a imitar. Sin duda es la gran aportación coreográfica de Blanca del Rey aunque no lo único que el flamenco debe agradecerle. También es de destacar haber sido durante años la gran anfitriona de personalidades internacionales del mundo de la política o la cultura(desde Frank Sinatra a Marlene DietrichChe Guevara o JFK) y, muy especialmente, haber dado trabajo desde muy jóvenes a muchos de los bailaores y bailaoras que hoy copan los carteles de los grandes festivales.

La historia de María Blanca Ávila Moreno nace en Córdoba. A los 14 años llega a Madrid, directamente al Corral de la Morería donde convence a sus visitantes en lo profesional y enamora a su dueño, Don Manuel del Rey. Tanto, que espera a su mayoría de edad para llevarla al altar. Don Manuel le cede el apellido y le pide que no siga bailando. Poco a poco, Blanca del Rey va dejándose ver de nuevo por el escenario del tablao y por algunos teatros muy señalados, dejando siempre un sabor muy especial entre los aficionados a la danza. Hoy, detrás de esa gran artista, hay una persona profunda que habla más de la vida que del baile, que se alimenta con la lectura – recomienda a Carl Young o Leo Buscaglia- con el tai-chi y el yoga, que se cuida con el pilates y se refugia en la poesía: “Me encanta escribir pero no quiero publicar. Cuando yo me marche que lo hagan mis hijos”, nos comentaba hace un par de años en una entrevista.

Ahora seguirá trabajando para el flamenco desde ese rol -compartido por sus hijos- de mecenas callada de jóvenes bailaores. Los focos serán para ellos pero como nos apuntaba hace tiempo “cuando me marche bailaré para mi en mi estudio, por que lo siento, por que lo vivo y por que me nutre. El flamenco me ha ayudado a vivir”.  

 

Anuncios

6 comentarios to “El penúltimo vuelo del mantón”

  1. Paco. agosto 14, 2011 a 11:07 am #

    Me podrías decir algo sobre un cantaor conocido como “Perico Sevilla”, creo que trabajó en El Corral de la Moreria algunos años y pudo cantarle a Blanca del Rey.
    Un abrazo

    • Juan Arolas septiembre 27, 2011 a 3:07 pm #

      Pedro Fernández Peña, “Perico Sevilla” trabajó en el Corral cerca de 25 años, allí estuvo con todos los grandes y le cantó a Blanca del Rey, aunque a la que mejor le cantó fue a su mujer, la gran Carmen Sibajas. Hace poco le escuché cantar por seguiriyas y todavía estoy mareao.

      Un saludo.

      • Flamencólicos. Blog de Jonduras. septiembre 30, 2011 a 12:10 pm #

        Juan, gracias.. Ahora lo recuerdo. Es un hombre menudo que se fue a Venezuela? Creo que me lo presentó un día Pepe Habichuela. Un abrazo D

      • Paco. octubre 2, 2011 a 4:17 pm #

        Para Juan Arolas:
        Gracias por tu información sobre Pedro, de la que deduzco que todabia está en activo.

        Saludos cabales.

  2. Jose R. Calzado agosto 25, 2011 a 8:42 pm #

    Manolo Caracol buscó y encontró con Macandé. Las más de las veces buscaría y y se desilusionaría. Pero hay que seguir buscando.
    Enhorabuena David

  3. Flamencólicos. Blog de Jonduras. agosto 26, 2011 a 10:10 pm #

    Gracias tío. Espero tus críticas y sugerencias. Paco, he traslado la pregunta al Corral de la Morería. Cuando me digan algo te cuento.
    Abrazos D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: