Archive | febrero, 2012

ImprescinDisco: Tauromagia, de Manolo Sanlúcar

24 Feb


Si tuviese que elegir un disco entre todos los que tengo ese sería Tauromagia, de Manolo Sanlúcar. Y no sólo yo. El disco fue votado por sus propios compañeros como el mejor disco de guitarra flamenca de la historia y está envejeciendo como los buenos vinos. Además de contar con una musicalidad nueva que hace 24 años sonaba sorprendente, es un disco de cante breve pero grande en el que las voces de José Mercé, Macanita y el Indio Gitano hacen de narradores de una historia que nace en el campo, en el vientre de una vaca, y muere en La Maestranza de Sevilla. Seguir leyendo

Juana la del Pipa, la Tina Turner de Jerez

10 Feb
estebanperezabionfotografo.blogspot.com

estebanperezabionfotografo.blogspot.com

Tiene voz de terruño y temple de torero grande, imagen de gitana cervantina y ninguna prisa. Juana la del Pipa no ambiciona viajar más allá de donde esté su gente, ni triunfos que no reconozcan sus vecinas de la Calle Nueva. Es simplemente una flamenca de otro tiempo que ha dejado emocionados a los aficionados de Madrid con una toná, unos tientos-tangos, unos fandangos y un par de detalles por bulerías. Pa qué más. En la misma noche del XX Festival Bankia Flamenco participaron Fernando de la Morena, un motivadísimo José Mercé y una inspiradísima Tomasa La Macanita, que dejó una malagueña antológica. Puro Jerez, puro duende. Seguir leyendo

El Niño de las Habicas, primer concertista flamenco

4 Feb
Paco de Lucía, Morente y un joven Jerónimo con Sabicas. Foto flamenco-guitars.com

Paco de Lucía, Morente y un joven Jerónimo con Sabicas. Foto flamenco-guitars.com

Este jueves se celebró en La Casa Encendida de Madrid una mesa redonda para recordar la figura de Agustín Castellón Sabicas en el centenario de su nacimiento. Sin duda, un adelantado a su tiempo, un gran revolucionario y un personaje único que tuvo que irse a Nueva York para no pasarse la vida comiendo habicas. Sabicas, era capaz de mantener a un auditorio absorto en las 6 cuerdas durante dos horas, sin más acompañamiento que su silla y su apoyapiés. ¿Lo resistiríamos hoy día? ¿ha cambiado la audiencia o han cambiado los intérpretes? Seguir leyendo