La semana a compás: Del viaje de Argentina al pedestal de Jorge Pardo

21 Ene
jorgepardo.com

jorgepardo.com

La semana pasada ha dejado una alegría a la música española en forma de reconocimiento internacional a Jorge Pardo. El madrileño ha sido nombrado mejor músico europeo de jazz por la Academia de Jazz de Francia. Una distinción merecida por su talento, su generosidad y su amor a la música. Además, esta semana hablaremos del último disco de Argentina, del éxito de Agustín El Bola en Haití y del gran maestro del baile, Ciro.


Jorge Pardo empezó tocando la guitarra pero siempre se sintió atraído por los vientos.  Tan genial con los saxos como con la flauta miró siempre con interés al flamenco hasta que, tras pasar por el grupo Dolores y gracias a los argumentos visionario de Pedro Ruy Blas,  terminó poniendo su virtuosismo al servicio de la gran guitarra de Paco de Lucía. De los años de grabaciones y giras en su sexteto surgió un disco memorable “Diez de Paco”  junto a Carles Benavent, Javier Colina y Chano Domínguez. Cuando Paco anunció a Benavent y Pardo que iba a hacer cambios en su formación, la noticia llegó a oídos de Chick Corea, quien tardó horas en fichar a ambos.

.

De la mano de grandes músicos o con su propia formación ha recorrido los principales festivales de jazz y de flamenco así como pequeñas salas donde tocar es toda una experiencia. Es fácil encontrarlo deleitando a veraneantes en algún local con encanto del Cabo de Gata.  Lo importante es no parar de tocar y de grabar. Tiene más de 20 discos propios  ya en el mercado  – el último “Huellas” salió a finales de 2012- y no ha parado de colaborar con músicos que van de los más grandes (sus vientos son parte importante de La Leyenda del Tiempo de Camarón) a los más humildes. Sin duda, el reconocimiento –¡que llega de Francia!- no puede ser más merecido.

El Bola y Javier Colina ayer en Puerto Príncipe. Fotografía Enrique Marí

El Bola y Javier Colina ayer en Puerto Príncipe. Fotografía Enrique Marí

El Bola triunfa en Haití

Y hablando de jazz y de músicos especiales y mestizos, Agustín Carbonell El Bola –que en 2007 grabó junto a Jorge Pardo “Desvaríos”- ha sido el representante español en el gran Festival de Jazz de Puerto Principe alternando con figurones como Branford Marsalis o Richard Bona. Cómo se nota que Haití tiene un presidente músico. El público haitiano aplaudió a rabiar las intervenciones de El Bola, Javier Colina y Morito en el concierto de este domingo.

Argentina se pega Un viaje por el cante

Esta semana me ha llegado el tercer disco de Argentina. “Un viaje por el cante”  es el aldabonazo que la cantaora onubense necesitaba para saltar a la primera línea del flamenco. Su trabajo le ha costado. Su voz superior y su técnica, lo fácil que ha hecho siempre lo difícil del cante, han marcado a veces distancias con una parte del público. Pero, poco a poco, gracias a su esfuerzo y al de su tenaz mánager que siempre dio el mil por cien y, también, a José Quevedo Bolita, el guitarrista que sabe sacar lo máximo de ella, su momento ha llegado.

El nuevo disco es una abanico de cantes, muchos de ellos en desuso, que recorren la geografía cantaora y que Argentina afronta con una gran solvencia. Un viaje por el cante tiene una musicalidad y un sonido cuidadísimos aunque es cierto que Argentina abusa en ocasiones de los tonos altos (algo común en tierras de fandangos).  Se agradece cuando destensa un poco los cantes  como hace, por ejemplo, en la preciosa milonga o en Pasajeros en el tiempo, el tema con el que cierra el disco junto a Joan Albert Amargós. Profunda la soleá de Triana (con un guitarrista superior, Eugenio Iglesias) y grandes las cantiñas y la serrana. Especialmente emocionante para un iliturgitano como el que escribe es su recreación de la caña de Rafael Romero – al que dedicamos aquí un post hace unos meses – con letra de José de la Tomasa:

“Cuando yo canto la caña,

el alma pongo en el cante

y me tengo que acordar,

viva Andújar que lo vio nacer,

del gran maestro Rafael”

Ciro se sincera con Por la danza 

El último número de la revista Por la danza incluye una entrevista con uno de esos maestros por cuyas manos han pasado muchos de los bailaores de hoy día. Ciro, que ya tiene 82 años, hace siete que dejó sus clases en Amor de Dios por una lesión de cadera. La entrevista es casi un homenaje al bailaor palentino. Ciro dejó sus estudios de Derecho en cuarto de carrera para venirse -con una mano adelante y otra detrás y enfrentado con su familia- a probar suerte en el baile en Madrid. Vivió muchos años en EEUU donde triunfó como empresario tanto como en su faceta de bailaor, y después fue muy valorado por ello en España así como en su dimensión pedagógica.

En la entrevista a Anabel Poveda deja entrever cierta amargura por sentirse abandonado por la mayoría de sus alumnos. “La memoria es frágil y el egoísmo feroz, la gente cree que si reconoce ayudas e influencias pierde valor, lo que denota inseguridad en sí mismos y demasiada vanidad”. Además el maestro  saca un tema que plantea dudas.  Por qué si das cuatro acordes de otro entra la sociedad de autores a defender los derechos del creador y si inventas un paso para una coreografía se puede copiar impunemente: “Toman prestadas coreografías, pasos e ideas. Falta clase”. Una lectura muy recomendable cargada de reflexiones interesantes y sinceridad.

Por cortesía de Por la danza podéis leer la entrevista íntegra aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: