La Búsqueda de Paco de Lucía. Confesiones a un hijo.

23 Oct

PacodeLuc_HCurro Sánchez tuvo una feliz intuición cuando hace 4 años decidió seguir a su padre para registrar todas aquellas frases, anécdotas y reflexiones que desde chico había escuchado en casa.  El resultado es La Búsqueda, un documento sorprendente, cargado de humor y emoción,  que pone blanco sobre negro partes claves de la historia del flamenco y del proceso creativo de un genio. Paco se nos fue sin verla terminada pero aquí están sus memorias en 95 minutos.

La semana flamenca se encendió con el concierto rotundo de Vicente Amigo en el Teatro de la Zarzuela. La suya fue una demostración de poderío que todavía resuena en el centro de Madrid y un alivio para los flamencos que estábamos de capa caída por tanta pérdida. Los medios de comunicación ni se enteraron de que ahí estaba pasando algo trascendente cuando el teatro se levantó al unísono al grito de bravo y, al terminar, decenas de personas anónimas se agolpaban en la puerta de servicio esperando ver de cerca a su ídolo.

Es una paradoja que sólo dos días después se haya celebrado la premier –multitudinaria por cierto – de la película póstuma del genio que todo lo ocupa y al que Vicente dedicó su “primer concierto en Madrid en mucho tiempo”. Por eso la sensación camino del cine era de cierta pena por meternos a contemplar al maestro cuando no han pasado ni 10 meses de su muerte. Sin embargo el resultado es todo lo contrario y desde el principio la intensidad del personaje, su humor, su profundidad hacen que arrimes la butaca a ese cuarto de estar o ese camerino donde conversan Curro y su padre. Al final no sabes si está bien dirigida o si la fotografía es o no acertada. La película fluye sin estridencias y el personaje crece, descubriéndose facetas desconocidas y, sobre todo, un tono de conversación que cautiva desde la primera frase. Eso sí, como podéis imaginar, la música y el sonido –desde que aparece en la primera toma limándose las uñas – son una maravilla.

Contar aquí lo que Paco dice en La Búsqueda es como decir si a Walter White se lo cargan o no en el último capítulo de Breaking Bad. Paco, además de guitarrista, es un séneca que pasa por el corazón 66 años de la vida más intensa. Sólo os dejo alguna reflexión para que entendáis la dimensión de lo que la película encierra. Como las frases que dedica a Camarón, del que dice “es lo más bonito que me ha pasado en mi carrera” y con él que asegura que le unía una relación profesional única pero “yo no le conocía. Éramos dos tímidos y él más. Siempre mirando para el suelo…un día me preguntaron si Camarón era buena persona y yo dije, cantando así, cómo no va a ser buena persona”. También aclara cómo introdujeron el cajón en el flamenco o porque se disolvió ese sexteto mítico después de casi dos décadas de convivencia y, cómo no, se adentra en la figura difícil de un creador “todo el mundo me llama maestro pero soy un amargao”. Habla de la diferencia entre Sabicas – que aparece en momentos geniales del documental –  y Niño Ricardo y rememora los años americanos junto a John McLaughlin o Al Di Meola. Algunos de estos grandes músicos como Chick Corea, Jorge Pardo, Alejandro Sanz o Rubén Blades ayudan a completar el relato. Es Carlos Santana el que habla de su manera de tocar como “fast but deep” y así aparece Paco rápido en la ejecución y en la guasa y profundo en la reflexión.

La Búsqueda no es una película para flamencos ni para mitómanos musicales como Belmonte de Chaves Nogales –que tanto he recomendado – no es un libro para adicionados a los toros. Son hachazos de humanidad de los que todos salimos reforzados. El documental sobre Paco de Lucía es un recorrido por la creación, por el artista incomprendido, un monumento a las fuentes de donde nace la cultura que tanto nos alimenta y que tan poco cuidamos. Este viernes está en las salas de cine. No os la perdáis.

Anuncios

Una respuesta to “La Búsqueda de Paco de Lucía. Confesiones a un hijo.”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Diez regalos flamencos para triunfar esta Navidad | Flamencólicos - diciembre 17, 2014

    […] como el del adiós de un genio. No hay mejor homenaje para Paco de Lucía que reconocerle en el testamento audiovisual que ha grabado su hijo Curro Sñanchez Varela pocos meses antes de su muerte y que el maestro no […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: