Eva Yerbabuena: Un Ay en la cumbre del flamenco

11 Feb

ay_evayerbabuena_danielperez6Una silla tronchá que es columpio y pollete de la memoria, espalderas, tablao rancio y tabanco.  Eva la Yerbabuena, se mece y se encoje ante la música imnótica de Paco Jarana y el compás martilleante de Antonio Coronel. Un juego de transformismo y tres voces que matan. No se puede ser más pura, más nueva, más gitana. Hasta el 20 de febrero en las Naves del Español de Matadero.

Íntimo e intenso, un juego de transfiguración entre lo contemporáneo y lo flamenco, así es Ay, el nuevo espectáculo de Eva Yerbabuena que este miércoles se ha presentado en las Naves del Español del Matadero de Madrid.  La granadina nacida en Frankfurt explota toda su madurez para confirmar sobre las tablas que se encuentra en la cumbre del flamenco, ese lugar donde sólo llegan los elegidos.

Eva ha encontrado ese punto en el que rasga y remienda el flamenco en el mismo espectáculo.  Sabe contentar a la parroquia jonda con la verdad de su expresión, con unos brazos y unos pies incomensurables y con ese amor desmedido por el cante rancio. Pero además sabe incorporar al público de la danza con espectáculos cuidados que trascienden las etiquetas y con una expresión corporal asentada y muy personal.

ay_evayerbabuena_danielperez2

Cante por derecho

Ver a Eva la Yerbauena es además escuchar al cante más añejo. Sus propuestas siempre incluyen a algunos de los más grandes cantaores. Enrique El Extremeño, Juan José Amador y José Valencia son un espectáculo y en Ay además de presencia tienen foco. El momento del duelo de letras por bulerías de los dos primeros es para llevárselo grabado. Son tres fenómenos -el dreamteam del cante atrás como ya dijimos  flamencólicos – pero hoy me hubiese quedado horas sentado al lado de ese eco enorme de Juan José Amador. La música de Paco Jarana siempre medida y en este espectáculo más sofisticada. También la percusión de Antonio Coronel aunque en algunos momentos obliga demasiado a los cantaores.

El espectáculo termina con una seguiriya en la que Eva mueve magistralmente la bata de cola. Probablemente no es el momento caliente de la noche que parece llegar con esos eléctricos tangos del Titi en los que la artista se traviste de en escena de flamenca trianera. Aún así, el público de Madrid, que se quedó con ganas de más, agradeció en pié el esfuerzo, la pasión y la magia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: