José Antonio y Merche Esmeralda: Invocaciones del baile antiguo

4 Ago
Imagen Madridiario .es

imagen de Madridiario .es

Maestros entrados en años sentando cátedra sobre el escenario, figuras cargadas de razones para no alejarse mucho del público. Transmisión del flamenco dentro y fuera de las tablas entre distintas generaciones. Eso es Invocaciones, el espectáculo de José Antonio Ruiz que nos regala la oportunidad de sentir de nuevo la elegancia de Merche Esmeralda junto otros grandes artistas como Esperanza Fernández, Miguel Ortega o Leonor Leal.

Por muchos discos que pongamos en el mercado el flamenco sigue y seguirá viviendo de la trasmisión oral y visual. Esa manera de estar, ese nosequé, esa reacción espontánea del que se sienta a nuestro lado…nada de eso se aprende en un DVD o en un CD. Se aprende del roce y cuanto más cerca mejor y los protagonistas tienen que ser, por fuerza, los mayores del flamenco.

Es el caso de Invocaciones el espectáculo que el pasado fin de semana ha podido verse en el escenario puerta del Ángel de los Veranos de la Villa y que es el resultado del esfuerzo en cooperativa de un grupo de artistas de distintas generaciones agrupados en torno a la figura de José Antonio Ruiz.

La propuesta no puede ser más acertada ni más sencilla. Dos maestros del baile, Merche Esmeralda y José Antonio, acompañados por sus “discípulos” Leonor Leal, Fernando Romero y José Manuel Buzón; dos cantaores soberbios, Esperanza Fernández y Miguel Ortega;  dos grandes guitarristas como Miguel Ángel Cortés y Jesús Guerrero; y un pianista vibrante Iván Lemon Lewis, con el que José Antonio quiere rememorar aquellas clases de baile “full equipe” con piano, guitarra y cante.

El resultado es entrañable, un dèjá vu en el que Merche Esmeralda -ni un solo aspaviento, ni un mínimo desplante, todo a tiempo- roba los corazones a golpe de sonrisa; y en el que José Antonio asienta décadas de baile flamenco con su manera de moverse y su empaque. Los cantaores sostienen la memoria de tantas noches con clásicos del cancionero y canciones lorquianas (Los cuatro muleros, La tararara, Los peregrinitos…). Miguel Ortega es un tiro de cantaor, potencia y conocimiento de una voz muy a tener en cuenta. Esperanza Fernández demuestra una vez más su grandeza y versatilidad en estas tesituras. Su cante emocionante y preciso como siempre pero, además, su participación en las coreografías nos sabe a patio trianero. Y en medio de esta propuesta clásica, la frescura la pone Leonor Leal, jerezana afincada en Sevilla, que enamora por donde pasa. Verla bailar junto a la maestra Esmeralda es una delicia. La música, aunque a veces se acelera en exceso, es el otro elemento refrescante del espectáculo.

Muchas veces lo más sencillo es lo más puro.  Una especie de baile de la silla en el que ningún artista abandona el escenario. Poco más de una hora de cultura popular y flamenco clásico. Esperemos que el esfuerzo de esta reunión de grandes artistas se vea pronto recompensado con actuaciones para que no tengamos que decir como J. Barry y J. Djordjevic “¿Qué sentido tiene la revolución si no podemos bailar?”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: