Tag Archives: José Manuel Gamboa

Paco del Pozo y la chulería del flamenco de Madrid

10 Jun

paco del pozo_4Madrid para el flamenco es mucho más que la fonda donde venían a parar los artistas del sur cuando querían ganarse los jurdós. El roce hace el cariño y desde los comienzos los autóctonos fueron impregnándose de lo mejor que traían los cantaores, bailaores y guitarristas de fuera. Eso es lo que ha querido contar – y reivindicar – Paco del Pozo en su espectáculo Entrar cantando en Madrid, que este domingo se presentó en el Teatro de la Abadía, dentro del Festival Suma Flamenca. La propuesta – que sirvió para ver a dos grandes madrileños como Concha Jareño y el propio Paco del Pozo – es una investigación profunda que nos ayuda a detenernos en figuras como el vallecano Angelillo y a descubrir a otros cantaores del foro como Chato de las Ventas, Chata de Vicalvaro o El Mimi. Además, sirve como homenaje a otros flamencos que hicieron carrera en la capital como La Paquera, Chacón o Morente. Sigue leyendo

Anuncios

Mario Pacheco, un zahorí de la música

11 Dic
mario_pacheco-300

Mario Pacheco, autorretrato

En 1982, en España, además de las miniaturas de Naranjito, proliferaron las discográficas alternativas al calor de esa sacudida cultural que fue la movida madrileña. La mayoría fue flor de un día pero una de ella , Nuevos Medios, celebra  30 años con un triple CD que recoge algunos de sus grandes éxitos. Detrás de la misma se encuentra Mario Pacheco, un zahorí de la música –como lo define Pedro Calvo -que frecuentaba los rincones oscuros donde nace el talento, que convenció al flamenco con sus fotografías y lo dividió con su etiqueta “Jóvenes Flamencos”.  Sigue leyendo

Silverio Franconetti, el flamenco de los pies grandes

27 Mar

iniciación al flamenco blogSilverio Franconetti nació en Sevilla por ahí por el 1830, cuando esa Pepa de Cádiz a la que estos días se le rinden honores no había cumplido los 18. Hijo de un militar italiano y una sevillana, Silverio vino a este mundo a ordenar el flamenco, a convertir en una profesión lo que para muchos era poco menos que una manera de mendicidad. No se sabe porqué asunto turbio cuando ya había conquistado Sevilla, Madrid y los Puertos tuvo que salir por patas camino de América donde vivió 8 años ganándose la vida como picaor de toros en Buenos Aires y Montevideo. A su vuelta -cuenta Félix Grande -, con sus barbas largas y ropajes de indiano rico, a Silverio le apeteció escuchar flamenco por lo que contrató a un grupo de gitanos para que le cantaran y le tocaran en un reservado de una local sevillano. Cuando ya se había colmado de escuchar, pidió que le tocasen por seguiriyas ante la mirada incrédula de los que le acompañaban. Cuando terminó de cantar los calós se habían partido las camisas y se tiraban de los pelos, ante aquel portento. Todos, menos una gitana vieja que se lamentaba contrariada. Silverio que la vio con el rostro desencajado le dijo “tía, ¿qué le pasa? ¿es que no le ha gustado como he cantao?” A lo que la señora respondió, “si, me ha gustado, pero… pero es que tiene los pies mu grandes”. Sigue leyendo

El Niño de las Habicas, primer concertista flamenco

4 Feb
Paco de Lucía, Morente y un joven Jerónimo con Sabicas. Foto flamenco-guitars.com

Paco de Lucía, Morente y un joven Jerónimo con Sabicas. Foto flamenco-guitars.com

Este jueves se celebró en La Casa Encendida de Madrid una mesa redonda para recordar la figura de Agustín Castellón Sabicas en el centenario de su nacimiento. Sin duda, un adelantado a su tiempo, un gran revolucionario y un personaje único que tuvo que irse a Nueva York para no pasarse la vida comiendo habicas. Sabicas, era capaz de mantener a un auditorio absorto en las 6 cuerdas durante dos horas, sin más acompañamiento que su silla y su apoyapiés. ¿Lo resistiríamos hoy día? ¿ha cambiado la audiencia o han cambiado los intérpretes? Sigue leyendo

Johnny: el último escenario de Camarón

25 Nov
La última noche de Camarón. Nacho Prieto

La última noche de Camarón. Nacho Prieto

“Las cuento y no están cabales, yo las contaba y no están cabales/faltan la tuya y la mía que son las dos principales”. Cuando Camarón se templó con esa letra por soleá la tensión se cortaba en el aire. La fragilidad manifiesta del cantaor, las incertidumbres vividas hasta momentos antes del evento y su voz con más duendes que nunca presagiaban una noche intensa. Lo que era imposible de saber era que los que estábamos allí estábamos siendo partícipes de un momento histórico, el último concierto de Camarón. Ese escenario mítico del San Juan por esta y por muchas más noches de magia fue distinguido ayer con la medalla de Oro de las Bellas Artes. Gloria al Johnny. Sigue leyendo